Artículo: tic-tac, tic-tac…

146H

TIC-TAC, TIC-TAC...

María Dolores Linares Gutiérrez, UAL.

¿Se nos va el tren? ¿Debemos estar en la estación correcta a una hora concreta? ¿Ahora o nunca? Muchas veces nos dejamos llevar por la existencia de ese tren, pensando que si en un momento dado no aprovechamos lo que se nos presenta, ya nunca más tendremos una mejor oportunidad para conseguir nuestra meta. Esto nos puede llevar a sentir ansiedad o estrés (entre otras cosas), porque estamos ante una pérdida inminente: así actuamos bajo la presión de que ese maravilloso tren se puede ir, estamos en un «ahora o nunca» y podemos tomar una decisión sin pensar.

Quizás lo más correcto sea pararse a pensar un momento y ver el equipaje que tenemos para emprender el viaje en ese tren, antes de montarnos en él.

Como en otras ocasiones de nuestra vida, tomamos la información que nos ayuda a seguir adelante, pues cuando queremos conseguir algo, buscamos de forma consciente o inconsciente la información que apoya nuestra inminente decisión para conseguir nuestra ansiada meta  (Navas Martínez, Soriano Llorca, Holgado Tello y Jover Mira, 2016).

La verdad es que no hay recetas mágicas que nos hagan llegar de forma satisfactoria a lo que queremos, pero sí podemos ayudarnos de «trucos”»: podemos empezar por definir nuestra meta, es decir, qué es exactamente lo que queremos; podemos seguir por ver qué opciones existen para conseguirlo; valorar qué fortalezas y qué debilidades tenemos, no viendo esas debilidades como carencias, sino como objetivos que tenemos que ir cumpliendo para llegar a la meta, pues siempre es necesario sacrificar cosas en el camino para llegar donde queremos (Navas Martínez y cols., 2016).

Una vez tomada la decisión, bajo presión o no, nos encontramos con un pequeño gigante el cual podemos no saber cómo enfrentar. No solo tenemos una meta a la que llegar, sino que esta

está compuesta por varias. No solo trabajamos para conseguir algo muy concreto y definido: la meta es múltiple, ya que junto a ella hay otra serie de metas que la completan. Esto puede verse más claro en el estudio de Lanero, Vázquez y Muñoz-Adánez (2015), el cual nos muestra que un grupo de estudiantes no solo persiguen metas académicas, sino que también persiguen metas sociales, poniendo esto de manifiesto las metas múltiples.

Hasta aquí tenemos parte del camino recorrido: sabemos dónde queremos llegar. Pero el proceso es mucho más duro que eso, el saber qué pasos nos llevarán a nuestra ansiada meta es mucho más difícil, pues a pesar de querer llegar al final, en el inicio la recompensa se ve muy lejana, lo que puede mermar nuestras ganas de llegar… ¿Cuál es nuestro combustible para seguir? Entre otros componentes, la motivación. Esta nos puede llevar donde queramos, teniendo en cuenta el contexto en el que nos movemos, nos ajusta a él y nos ayuda a persistir en el camino.

La motivación para llegar al final no es fácil de mantener y lo normal es que en el camino se pierda muchas veces. La mejor manera de encontrarla en esos momentos difíciles es ver dónde estamos, todo lo que hemos luchado durante el camino, viendo que cada vez estamos más cerca de lo que queremos y cómo esos obstáculos personales y ambientales nos van haciendo más fuertes y conscientes de que nada que merezca la pena es fácil.

Permítete perder la motivación y las ganas de luchar, a veces es necesario descansar en el camino para beber agua, pero recuerda que la meta sigue ahí esperándote, que tú ya has luchado por llegar donde estás (pues como mínimo ya has tomado la decisión de llegar al final), las ganas que tenías cuando empezaste y que el cansancio que ahora tienes mañana será satisfacción por haber crecido interiormente.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Lanero, A., Vázquez, J.L. y Muñoz-Adánez, A. (2015). Un modelo social cognitivo de intenciones emprendedoras en estudiantes universitarios. Anales de Psicología ,  31 (1) Ene,  243-259. Disponible en: https://goo.gl/UypNFj
  • Navas Martínez, L., Soriano Llorca, J.A., Holgado Tello, F.P. y Jover Mira, I. (2016). Las metas múltiples: análisis predictivo del rendimiento académico en estudiantes chilenos. Educación XX1 ,  19 (1),  267-285. Disponible en: https://goo.gl/Hvc7RB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tenemos que avisarte de que...

...este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.

CERRAR